Sin título, 2006  
Premio Nacional de Artes Plásticas 2015. Pedro de Oraá

Pretender que la forma abstracta nace de la pura invención del hombre, y se plasma en un universo absoluto, sin identidad con la realidad circundante, con la historia y la herencia cultural, y ni aún con la memoria o conciencia elemental del individuo, es sostener un concepto irracional e igualmente caduco: un producto ideológico de las corrientes esteticistas del primer lustro, de su entusiasmo por el ascetismo conceptual...