ARTISTAS   
  Arístides Fernández

   
 Ver obras
 
 
 
   
 
En 1915 se traslada con su familia a La Habana y más tarde matricula algunas asignaturas en San Alejandro, pero su paso por la Academia sólo sirvió para definir su rechazo a las viejas prácticas de la enseñanza artística. Se vincula con un grupo de jóvenes entre los que se encontraban Víctor Manuel, Arche, Domingo Ravenet y otros, con los que trabajaba en sesiones informales en su propia casa. Este es su verdadero aprendizaje, anárquico e insuficiente, pero realizado en una atmósfera de libertad creativa y desprejuiciada. En este ambiente, Arístides Fernández va creando al mismo tiempo su obra literaria y pictórica, por lo que es considerado un verdadero precursor. Se inserta en el primer modernismo cubano. La obra que dejó es reducida, y su exigente sentido crítico que lo impulsaba a destruir para recomenzar de nuevo, son las causas de lo limitado de su producción. Según Lezama Lima, lo que ha llegado hasta nosotros es el fruto de sus últimos seis meses de vida, y su pintura de caballete es obra definitiva de la pintura cubana de todos los tiempos.
Falleció a los treinta años, sus pinturas y dibujos conocidos por sus íntimos, sólo fueron exhibidos después de su muerte.