Exposiciones virtuales 
  Textos críticos

   
Ver obras de la exposición
 
 
 
 
Osmany Betancourt. De la tierra...
Osmany Betancourt, en su corta, intensa, brillante carrera profesional, ha logrado cristalizar eso que se conoce por una determinada poética; entiéndase, el dominio de los elementos expresivos que maneja, los factores técnicos utilizados y en la estrecha vinculación de ellos, el sello que lo identifica, la hacer los productos de su trabajo reconocibles, distintos.

Al escoger la cerámica como portador, el artista se comprometió a recorrer un camino sembrado de dificultades, pues ese medio tiene el prestigio de lo ancestral y en Cuba (hablamos del plano estético) breve, pero significativo currículo sedimentado por el aporte de destacadas personalidades, que recorrieron muchas de las vías definitorias de su periplo. Se sabe, además, que la cerámica demanda para su plasmación-materiales escasos, costosos y un delicado quehacer: no basta con el oficio (importantísimo) o la imaginación (cuya presencia es consustancial al gesto creativo), se requieren pues- condiciones muy especiales de disciplina y convencimiento, más la voluntad de insistir. Aquí el volumen exento, las formas creadas ad hoc para el sistema comunicativo ideado, dan paso a la reciente incorporación de relieves servidos por el dominio de secretos y verdades conocidas sobre el lugar que ocupan los cuerpos en el espacio; la habilidad para el modelado y el inteligente contenido- uso de las cubiertas, redondean la sólida proyección de lo realizado. El cilindro como origen y la ruptura de su uniformidad, los recursos salidos del contraste entre las superficies, dotan a las obras de una dinámica en la cual los opuestos propician las riquezas de las transformaciones de lo métrico. El virtuosismo de la ejecución sirve todo el tiempo objetivos fundamentales, por cuanto manifiesta el poderío de lo esencial.

Sobre tal base, Betancourt levanta el andamiaje de una cosmovisión centrada en la fase oscura de la conciencia. Lo acumulado por la historia del arte, la semipenumbra que envuelve el proceso creativo cuando es autentico, las muchas inquietudes derivadas de matices de la conducta humana, traumas y experiencias; tales tránsitos concretan el lenguaje que hecho de contorsiones y acordes lúgubres, articula la gloria de una suerte de epifanía de lo terrible. Datos cotidianos y eventos extraordinarios sustentan la formulación de vocablos cuya virtud mas acentuada es sobrepasar lo temporal para conseguir la vigencia de los acontecimientos trascendentes. Seres sufrientes, objetos que ya cumplieron su función y hacen en la acumulación de lo inútil, integran el reservorio donde el autor de la obra plástica extrae motivaciones y referencias. Los estrechos nexos existentes entre ellos con animales y monstruos visitados durante algún hipotético descenso a los infiernos, hacen genuino el viaje de esta especie de Orfeo decididamente expresionista-empeñado no en el sueño de rescatar la belleza para la luz, sino ansioso de encontrar la revelación del arte de este submundo donde gobiernan las sombras, para enfrentarnos al puro metal del talento.



Alejandro G. Alonso.

Exposición personal “ La epifanía de lo terrible”.
Galería SUYU. La Habana. Cuba. 2001.


________________


…De la Tierra somos y a la Tierra vamos…

La naturaleza del barro; milenario como el hombre, dúctil hasta lo inimaginable parece ser en las manos de Osmany Betancourt (Lolo) el medio para acercarnos a una visión contemporánea de las posibilidades creativas que en una manifestación como la cerámica muchos han limitado a las formas tradicionales de vasijas.

La crudeza con que presenta el material y la desnudez de los temas tratados establecen una analogía entre lo representacional y conceptual de su obra, entre contenidos y formas que se equilibran en un proceso solo posible bajo el dominio técnico de su ejecución impecable.

Me deslumbraron en el inicio las peripecias de quien logra engañar el sentido visual para motivarnos a tocar una textura que casi por mimesis traslada al barro; aun más profunda resultó mi admiración por ese despliegue de códigos en representaciones de figuras que alarmadas llevan consigo o sobre si la carga de la cotidianidad ,como todo aquello que pesa sobre nosotros como seres que convivimos con la nostalgia de algunos días y las obligaciones de siempre, es casi una relatoría interior de temas que agrupados resultan identitarios.

Entonces sus mujeres ocultan sus rostros para descansar sobre tronos de calderos que certifican su poder, o son las legitimas damas de hoy que enaltecidas portan sombreros de grandes ollas, mientras sus hombres llevan a cuestas el peso del recuerdo de sus historias y vivencias.

Enigmático se muestra cuando nos provoca entre la sutileza del tratamiento de algunos rasgos o superficies y lo grotesco y expresionistas de sus masas deformes que se aglutinan para hacer de un reclamo un grito desgarrador.

Enfrentarme a su obra me remonta a ese proverbio cristiano que nos aferra a la tierra como principio y fin de nuestras vidas, es algo así como indicarnos la simplicidad del mundo, la moldeabilidad de nuestra existencia, la fragilidad de nuestros problemas es una lección filosófica y estética que nos brinda el Lolo para hacer más comprensibles las preocupaciones suyas y nuestras; sin escepticismos ni recelos. Es solo el pretexto para recordarnos que… de la tierra somos y a la tierra vamos.



Maria Milián.

Exposición personal “ La Comparsa”.
Galería Collage Habana.
Centro Nacional de Artes Plásticas.
La Habana. Cuba. 2009.